Bubble Soccer

Hay cosas que hay que hacer al menos una vez en la vida. El bubble soccer (fútbol-burbuja) es, sin duda, una de ellas. El sábado pasado todos los niveles del club midieron sus fuerzas en un histórico campeonato. Más de sesenta personas se afanaban, por turnos, en controlar la pelota inmersos en una burbuja que hacía todo más complicado… pero mucho más divertido.

 

El fútbol era la excusa. Bien lo puede contar la pelota, que pasaba más tiempo en la esquina que entre las piernas de los jugadores. Algunos se hicieron expertos en piruetas y acrobacias, dando volteretas y quedando irremediablemente boca abajo. Con un pequeño empujón volvían a la carga, pero no por mucho tiempo. Bastaba que uno se pusiera de nuevo en pie para que alguien del equipo rival te placara y vuelta al suelo. Siempre entre risas, no hubo que lamentar ningún daño. Los partidos eran tan intensos que a los siete minutos caían rendidos jugadores de uno y otro lado.

Kart eléctrico

Pero aquí no acaba todo. Entre partido y partido, fuera de la pista se formó rápidamente una fila. ¿Dónde acababa? En el nuevo kart eléctrico de Mizar. Los participantes en el torneo de este sábado pudieron disfrutar de unas vueltas en el vehículo más increíble. Después de una cirujía extrema a la que fue sometido el viejo kart, los socios se encontraron con un kart que es eléctrico 100%. Una auténtica pasada.

 

Os dejamos con algunas fotos del planazo de este fin de semana. Quién sabe cuándo se volverá a repetir… Esperemos que pronto. De momento, la próxima parada: el verano.

 

Share
X