Bubble Soccer

Bubble Soccer

Hay cosas que hay que hacer al menos una vez en la vida. El bubble soccer (fútbol-burbuja) es, sin duda, una de ellas. El sábado pasado todos los niveles del club midieron sus fuerzas en un histórico campeonato. Más de sesenta personas se afanaban, por turnos, en controlar la pelota inmersos en una burbuja que hacía todo más complicado… pero mucho más divertido.

[shortcodelic-video mp4=»http://clubmizar.com/wp-content/uploads/bubble-soccer-2.mp4″ autoplay=»true» loop=»true»]

 

El fútbol era la excusa. Bien lo puede contar la pelota, que pasaba más tiempo en la esquina que entre las piernas de los jugadores. Algunos se hicieron expertos en piruetas y acrobacias, dando volteretas y quedando irremediablemente boca abajo. Con un pequeño empujón volvían a la carga, pero no por mucho tiempo. Bastaba que uno se pusiera de nuevo en pie para que alguien del equipo rival te placara y vuelta al suelo. Siempre entre risas, no hubo que lamentar ningún daño. Los partidos eran tan intensos que a los siete minutos caían rendidos jugadores de uno y otro lado.

Kart eléctrico

Pero aquí no acaba todo. Entre partido y partido, fuera de la pista se formó rápidamente una fila. ¿Dónde acababa? En el nuevo kart eléctrico de Mizar. Los participantes en el torneo de este sábado pudieron disfrutar de unas vueltas en el vehículo más increíble. Después de una cirujía extrema a la que fue sometido el viejo kart, los socios se encontraron con un kart que es eléctrico 100%. Una auténtica pasada.

[shortcodelic-video mp4=»http://clubmizar.com/wp-content/uploads/AnUWKwoAg_ON2g7Wc6tjLIE73gPiobQ8zlMFgX1YzY9w.mp4″ autoplay=»true» loop=»true»]

 

Os dejamos con algunas fotos del planazo de este fin de semana. Quién sabe cuándo se volverá a repetir… Esperemos que pronto. De momento, la próxima parada: el verano.

 

[shortcodelic-slideshow slideshow=»1″]

Patinando con artistas

Patinando con artistas

Este fin de semana, los de 1º ESO, junto con los de 6ºEP y 2ºESO, hicimos un plan especial: patinaje sobre hielo.

Con idea de aprovechar el plan al máximo, quedamos en Mizar a las 16:30 horas ataviados con los atuendos necesarios para tal deporte: guantes, buen abrigo, pantalón impermeable,… Después de esperar a algún rezagado emprendimos nuestro camino hacia Conde de Casal donde tomamos el Metro para ir al Palacio del Hielo.

Junto con los chavales que nos esperaban directamente en el lugar, formábamos un grupo de 30 personas. Gracias a dicho número pudimos conseguir unos precios más asequibles, por debajo del precio normal.

Después de hacer la cola y alquilar los patines, nos metimos directamente en la pista de hielo, unos, demostrando sus grandes habilidades en dicho deporte y, otros, dando sus primeros pasos. En cualquier caso, tanto unos como otros, pasamos un rato fantástico haciendo todo tipo de juegos y actividades, cada cual más creativo. Como no podía ser de otra manera, no faltaron las típicas caídas, que, afortunadamente, se quedaron en eso: caídas.

Después de una hora y media patinando sin parar, cansados como estábamos de tanto esfuerzo, emprendimos el camino de vuelta. Aunque con menos energías que a la ida no faltó la conversación agradable sobre los diferentes sucedidos ocurridos durante la tarde.

Visto en su conjunto podemos concluir que fue un plan muy entretenido. Confiamos que los siguientes sigan saliendo igual de bien.

[su_custom_gallery source=»media: 1417,1416,1415,1414,1413,1412,1411,1410,1409,1408,1407,1406,1405,1404″ link=»lightbox» title=»never»]

Regalando sonrisas

Regalando sonrisas

Hay aspectos circunstanciales sin los que una realidad nos es incomprensible. Pensamos en la Navidad y en seguida se nos ilumina una estrella, y un montón de luces que flotan sobre las calles o cuelgan de un árbol, la boca se nos llena de esos sabores dulces de finales de diciembre y salen de nuestra garganta villancicos que nos llevan a Belén, hacen sonar campanas y zambombas. En el comedor social de San Martín de la Vega faltaba uno de esos elementos sintácticos de la Navidad: el complemento circunstancial de la felicidad. Si bajamos a la capa semántica comprobamos con sorpresa que se corresponde con la sonrisa de un niño.

 

IMG_3246

Conscientes de esta importancia, en Mizar nos sumamos a la campaña de Cooperación Internacional para hacer pasar una tarde especial a los desfavorecidos, a los amigos más íntimos del Niño, que desde una esquina correspondía con una sonrisa a la cara iluminada por la ilusión de los treinta niños que recibieron sus juguetes de manos de tan distinguidos pajes.

 

IMG_3286

Cebreros: el paraíso está en Ávila

Cebreros: el paraíso está en Ávila

El fin de semana del 28 al 30 de Noviembre, los chavales de 1º ESO nos fuimos a Ávila, a la casa de los Martín Durán en el pueblo de Cebreros.

Se trató de un plan con un número reducido de asistentes, haciéndolo más manejable, flexible y divertido para todos. En total fuimos siete personas.

Después de jugar su partido de liga el sábado por la mañana, quedamos a las 13:00 horas en Mizar. Después de dar alguna vuelta que otra de camino a Cebreros conseguimos llegar a nuestro destino. Lo primero que hicimos fue instalarnos y coger fuerzas con una buena comida.

hdr

Por la tarde, aprovechamos para jugar a Los Lobos, juego de cartas que despertó mucho interés entre todos los asistentes y en donde pudimos descubrir quiénes tienen las mejores habilidades para el juego. También cocinamos en el fuego de la casa unas ricas castañas que los Martín Durán nos habían dejado en la casa. Después de dar una vuelta por el pueblo, cenamos y vimos “Bienvenidos al norte”, película cómica muy entretenida,  con unas palomitas y un buen fuego.

El domingo comenzó con un buen desayuno que incluía desde tostadas hasta salchichas, pasando por bollería y cereales. Después de ir a misa a la Iglesia del pueblo, estuvimos  probando el quat de Gonzalo. Por la tarde, después de dejar la casa bien limpia y recogida nos pusimos de camino de vuelta a Madrid para estar puntuales en Mizar.

hdr

Este plan no hubiese sido posible sin la generosidad de Fernando y Carmen, que nos dejaron con mucha generosidad su casa. También agradecemos a los Fraga que nos dejaron su coche para el viaje.

 

Fiesta del Terror

Fiesta del Terror

Este pasado fin de semana vivimos en Mizar la ya tradicional fiesta del terror. Como es habitual, nos trajo un montón de sustos y momentos de valentía que difícilmente olvidarán algunos.

La bestia peluda y el muerto viviente, así como el laberinto del terror y la habitación de las náuseas son parte de las atracciones que se han podido vivir este finde en Mizar. Seguro que todos recordarán el cuarto oscuro y las criaturas encantadas.

La preparación de la fiesta fue realmente impresionante, participaron intensamente los mayores del club, y 2º ESO. Un trabajo contra reloj que, sin duda, mereció la pena. Pusimos “patas arriba” todas las salas de Mizar convirtiéndolo en una auténtica morada del terror. Contamos además con los carteles creados en la actividad de manualidades de los viernes y con algunos disfraces artesanales de otros años.

El mapa de la fiesta nos guió por el recorrido, siguiendo las pistas necesarias para poder acceder a las pruebas.

Pergamino terror

Como anécdota comentar que tras la fiesta hemos registrado muchas solicitudes del mapa, que trataremos de fotocopiar para que estén disponibles como recuerdo.

[su_custom_gallery source=»media: 1130,1131,1132,1133,1134,1135,1136,1137,1138,1139,1140,1141,1142,1143,1144,1145,1146,1147,1148,1149,1150,1151,1152,1153,1154,1155,1156,1157,1158,1159,1160,1161,1162,1163,1164,1165,1166,1167,1168,1169,1170,1171,1172,1173,1174,1175,1176,1177,1178,1179,1180,1181,1182,1183,1184,1186,1188,1189,1190,1191,1192,1193,1194,1195,1200,1201,1202,1203,1204,1205,1206,1207,1208,1209,1210,1211″ limit=»50″ link=»lightbox» width=»230″ height=»170″ title=»never»]

Mini-campamento en Las Cabañas

Mini-campamento en Las Cabañas

DSC00963

Hicimos las maletas y nos fuimos todo el club a Las Cabañas, desde los más pequeños hasta los grandes. Ha sido un mini-campamento con muchos puntos de vista: la de los pequeños de 4º, en su primer campamento y la de los grandes de la ESO, que hicieron el viaje en bici. 35 km de ida y otros tantos de vuelta. ¡Parece que los socios de Mizar están hechos de otra pasta!

 

X